Seamos sinceros, antes de la pandemia el teletrabajo no era algo usual, al menos en España. Algunas personas, las menos, ya lo estaban haciendo de manera regular coordinado con sus empresas. Otros, tenían el deseo de hacerlo pues habían leído o escuchado todas las bondades que este sistema de trabajo ofrecía. La mayoría, miraba el teletrabajo con el escepticismo propio de personas poco abiertas de mente alimentados por sus viejas creencias sobre sí es posible trabajar y liderar desde casa con eficiencia.

Sin embargo, ahora de repente y empujado por esta molesta pandemia, se ha convertido en una realidad en todos los lugares de trabajo y equipos, y muchos de nosotros todavía estamos trabajando duro para adaptarnos.

Para los líderes de nuestras compañías se ha convertido en un nuevo reto a superar que convive con otros fuegos que día a día hay que ir apagando y controlando. Si te resulta difícil administrar algunos elementos del teletrabajo con tu equipo o tienes dificultades para gestionar tu propio flujo de trabajo y hábitos en esta nueva situación, con este post quiero compartir algunos excelentes consejos recopilados de algunas prácticas propias y otras que he observado en aquellos clientes que ya tenían una experiencia de éxito trabajando desde casa.

Liderar desde casa con eficiencia: Consejos para teletrabajar con tu equipo.

  • Comunícate con tu equipo de forma constante, especialmente cuando el entorno es muy incierto. Proporciona detalles y datos adicionales para compensar la información que las personas ya no pueden captar de manera natural en conversaciones casuales en los pasillos de la oficina. Sé lo más claro y consistente posible para que todos se muevan en la misma dirección. Quizás te parezca una tontería, pero una simple reunión todos los días de cinco minutos para dar aliento, ofrecerles tu ayuda, detectar posibles anomalías o simplemente tomar consciencia de que estamos unidos, tiene un gran poder que quizás muchos subestiman.
  • Analiza las necesidades individuales de cada miembro de tu equipo. Cada persona es un mundo, el café para todos ya no vale. Cada persona de tu equipo va a vivir esta situación de una forma totalmente diferente. Unos, se enfocarán en sus tareas y planificarán su día a día con eficiencia, otros se sentirán solos y necesitarán más apoyo, otros se dispersarán y no sabrán gestionar sus tareas fuera de la oficina necesitando más dirección y control, otros entrarán en un bucle de excesivo análisis e inacción que les mermará su productividad. Éstas son solo algunas de tendencias de comportamiento que he observado en mis clientes, pero hay otras muchas. Estate atento a dichas reacciones y ofrece el soporte necesario según la necesidad propia de cada colaborador. En este link tienes información adicional sobre diferentes perfiles y cómo reaccionan frente al teletrabajo.
  • Detecta rápidamente posibles desviaciones. Es importante mantener una comunicación constante y fluida con tu equipo, porque es más difícil detectar las cosas que han salido mal cuando todos trabajan por separado en sus casas. Si tienes alguna inquietud, consulta para ver qué piensan los demás. Identifica los problemas con anticipación para corregir las posibles anomalías de los procesos cuanto antes.
  • Diseña círculos internos de colaboración. Si hay proyectos colaborativos entre algunos de los componentes de tu equipo, agenda unas horas para compartir una sala virtual. Utiliza la tecnología para veros, reunirte con ellos y configurar una pizarra virtual donde compartir ideas y resolver problemas.
  • Consulta y comparte información con tu equipo. Encuentra una plataforma que funcione mejor para mantener canales abiertos con cada miembro de tu equipo, asegurándote que la información y las conexiones están más vivas que nunca. Ahora es crítico hacer muchas preguntas y escuchar las respuestas para no encontrarte con desviaciones no previstas.
  • Reconoce el esfuerzo y los logros de tu equipo. Ahora las personas nos vemos menos y hay menos oportunidades de reconocimiento cuando todos están en casa, ¡haz un esfuerzo adicional! . Además de celebrar las pequeñas o grandes victorias que día a día van logrando los miembros de tu equipo, reconoce todos esos pequeños detalles que están contribuyendo al avance del trabajo con un esfuerzo adicional. Ofrece alientos de ánimo a aquellos que están trabajando en situaciones estresantes y a aquellos que se han arriesgado o han probado algo nuevo, incluso si no funcionó. Ellos tienen que saber que tú estás ahí …. apoyándolos.

Consejos de teletrabajo para ti como líder.

  • Inicia y finaliza la jornada laboral a una hora determinada. Aquellos que son nuevos en el trabajo desde casa, a menudo experimentan agotamiento porque sienten que nunca dejan de trabajar. En este sentido es clave, establecer un horario para el comienzo y el final de cada día laboral. Por supuesto, habrá algunas tardes-noches en las que haya que terminar una tarea importante. Haz de ellas la excepción, no la regla.
  • Gestiona tus horas pico de productividad y los momentos de poca energía. Todos tenemos momentos en los que estamos más concentrados y somos más productivos. Por otro lado, hay momentos en los que nuestra energía es menor y somos más propensos a distraernos. Una ventaja de trabajar desde casa es que es más fácil equilibrar tu tiempo, energía y productividad en torno a tu ritmo personal. Aprende a escuchar a tu cuerpo y realiza las tareas más difíciles y tediosas en estos momentos de altos niveles de productividad. Deja para los momentos de concentración más bajos las tareas más fáciles y placenteras.
  • Elimina tantas distracciones como te sea posible. Cuando trabajas desde casa, es fácil sumergirse en las redes sociales o en uno de los infinitos agujeros negros de la productividad que ofrece Internet. A no ser que seas community manager y ésta sea tu forma de ganarte la vida (el 95% de los mortales estamos fuera de esa situación),  es conveniente que desactives las redes sociales de tu ordenador o tableta de trabajo, al menos en las horas de trabajo. No hay nada más improductivo que estar escuchando las infinitas alertas con las que estas aplicaciones nos bombardean casi segundo a segundo …. aunque no las atiendas
  • Descansa frecuente durante el día en intervalos cortos de tiempo. Nadie puede sentarse en un escritorio durante 8 a 10 horas seguidas y hacer su mejor trabajo. Hacer pequeñas desconexiones de 5-10 minutos cada hora y media puede darte un gran impulso a tu productividad, ¿qué te impide tratarlas como una reunión? Desconéctate como si fuera una reunión y atiende después las posibles llamadas perdidas, por supuesto, a no ser que tengas una gran urgencia. Eso sí, analiza si realmente esa llamada o esa urgencia no puede esperar 5 minutos … desgraciadamente, hemos cogido el hábito de atender todo como si fuera una urgencia de vida o muerte. Esto si que nos va a llevar a la muerte … por infarto de miocardio.
  • Haz ejercicio al menos cuatro días a la semana. Aparte de los beneficios físicos, el ejercicio aumenta la agudeza mental y te ayuda a manejar mejor el estrés. Es más difícil incluir el ejercicio en situaciones de teletrabajo, especialmente si estás acostumbrado a la rutina de ir al gimnasio antes o después de ir a la oficina, pero tu productividad y actitud mental, sin mencionar tu salud, dependen de ello.
  • Presta atención a tu forma de pensar. Trabajar desde casa hace que sea muy importante estar al tanto de tus pensamientos y estado emocional y mental. Puede llegar a ser complicado encontrar momentos para aclarar tu mente y hay menos interacciones con los demás, para mantenerte conectado al día a día de tu equipo. Encuentra cosas que te nutran: haz algún tipo de trabajo al aire libre fuera de casa (yo por ejemplo, muchas llamadas telefónicas las hago paseando, me ayuda a airearme y a pensar con más claridad), ponte música en tareas que no exijan mucha concentración, lee libros de autores cuyo trabajo te inspire …..
  • Lucha contra la soledad y el aislamiento. Trabajando desde casa, se pierde parte de la cohesión, el compañerismo y la interacción con los demás. Las personas más extrovertidas sufrimos mucho más esta situación, ya que gran parte de nuestra carga de energía se repone a través de la interacción con los demás. La realidad es que no tienes por qué sentirte como en una prisión. Programa citas para hacer algunos almuerzos virtuales, crea canales de chat para temas de interés con tu equipo en ciertos momentos del día (cuida tu productividad).

Aquí he recopilado algunas pautas que te pueden ayudar a ir adaptándote a esta situación de teletrabajo y liderar desde casa con eficiencia. Seguro que tú tienes algunas otras muchas que seguro que enriquecerán este post. Espero con ganas tus aportes con algún comentario que te aseguro tendré en cuenta para mejorar el presente. Mil gracias de antemano. Feliz teletrabajo.

Accede al Webinar DISC Gratuito

Webinar DISC