El Rol Motivador. Seguro que en algún momento tu equipo ha pasado por situaciones críticas y frustrantes (fracaso, objetivos no cumplidos, baja rentabilidad, problemas de difícil solución, ventajas competitivas de la competencias, virajes inesperados del mercado, etc.). Ante estas situaciones la moral y energía del equipo baja exponencialmente y es aquí donde toma protagonismo el rol motivador. Personas que son capaces de inyectar energía y vitalidad cuando el camino se pune cuesta arriba y es complicado avanzar.

Mediante este post quiero ofrecerte algunas claves sobre el Rol Motivador dentro de la Gestión de roles de Equipo (clic aquí para saber más sobre la Gestión de Roles de Equipo)

¿Qué características tienen las personas que pueden ejercer el Rol Motivador?

Quienes asumen el rol motivador son valientes, retadoras, ambiciosas, competitivos. Son personas  fuertes de carácter, seguros de sí mism@s y con una alta energía y determinación.

Son capaces de movilizar al equipo aportando una nota de competitividad  y dinamizan a sus integrantes para hacerlos más exitosos aún cuando existan dificultades. Se orientan al logro y a los resultados y cuando encuentran barreras no dudaran en buscar una solución que las derribe. No les da miedo la patata caliente y no dudarán en tomar decisiones cuando la situación así lo requiera aunque éstas no sean muy populares. Para ellos, el objetivo es lo importante.

Fortalezas del Rol Motivador.

  • Ambiciosos. Totalmente orientado a los resultados
  • Valientes. No dudan en tomar decisiones en situaciones críticas
  • Rápidos en el pensamiento y toma de decisión.
  • Retadores. Se marcan constantemente metas difíciles de alcanzar.
  • Eficientes. Trabajo eficiente bajo presión. Las situaciones duras le afectan menos que a otros roles
  • Dinámicos. Son personas de acción con una meta siempre presente.

Debilidades

  • Mala regulación emocional. Se frustran y pueden reaccionar de forma negativa ante a los contratiempos pudiendo llegar a presionar al equipo para que se cumplan sus expectativas, lo que puede provocar conflictos en el departamento.
  • Pueden llegar a ser individualistas enfocándose más en llegar a la meta que en mantener un verdadero espíritu de equipo.
  • Provocadores y en ocasiones falta de empatía pudiendo incluso herir los sentimientos de sus compañeros.
  • Tarda mucho en recuperar su estado emocional.
  • En ocasiones no hacen intentos de reparar las consecuencias de sus actos.

Qué aporta el Rol Motivador al equipo

  • Dirección y energía para sostener la motivación del equipo
  • Valentía para tomar decisiones rápidas en situaciones críticas
  • Metas y objetivos muy retadores
  • Determinación para eliminar las barreras que el equipo se pueda ir encontrando.
  • Eficientes y rápidos en la ejecución de las tareas
  • Impulsar acciones que motiven al cambio